CONSPIRACIÓN CONTRA EL CRISTIANISMO
(O la imagen subliminal que sobre el cristianismo da Hollywood)

Alguna vez he hablado ya de los arquetipos que la industria cinematográfica de Hollywood da del cristianismo. El asunto es sutil, y no pasaría de un simple ataque más contra la fe del Señor Jesucristo, si no fuese por lo que hay detrás, y por el poder de convicción y de manipulación que tienen actualmente los media. Digo así en otra parte: "No tenemos más que ver la imagen que las películas de Hollywood han dado secularmente del cristianismo: Se presenta a los cristianos como personas de doble moral, farisaicas, implacables y retorcidas, p.ej. los clásicos arquetipos “Hollywoodianos” del predicador borrachín y patético, el pastor pervertido, los padres cristianos implacables con sus hijos adolescentes, la Biblia siempre aparece en manos de gente de lo más amoral y extraño, etc. Ojalá que el estimado lector cuando vea una película de este tipo sepa distinguir y discernir lo que le estamos aquí advirtiendo."

Por supuesto que los "valientes" de Hollywood, o que en nuestro país se dedican a burlarse del Cristianismo y sus valores jamás harían lo mismo con el Islam (por la cuenta que les trae).

Les pondré unos ejemplos para que entiendan de qué les estoy hablando:

Ayer noche pusieron en horario de máxima audiencia la película "Cadena perpetua", de 1994, dirigida por Frank Darabont, y con el activista de izquierdas y actor norteamericano Tim Robins como protagonista y figuras de la talla de Morgan Freeman en papeles secundarios. La película, interesantísima y muy entretenida, resulta por momentos muy dura, con escenas de gran crudeza. Narra como un honesto banquero es acusado falsamente del asesinato de su mujer y condenado a cadena perpetua en una prisión de máxima seguridad donde la disciplina es férrea. Allí, tras sufrir de manera muy cruel por parte de algunos reos se termina ganado el respeto y la amistad de los presos, los vigilantes y del mismo director, que le usa para sus turbios asuntos de blanqueo del dinero que gana de sobornos y comisiones del trabajo que realizan los presos en el exterior. Tras una serie de acontecimientos el protagonista logra escaparse de la prisión y hacerse de manera brillante con el dinero sucio que ha estado blanqueando para el director, que es finalmente descubierto.

Hasta ahí todo sería bueno si no fuera porque detrás de la película hay un mensaje subliminal que quizás pocos cristianos hayan advertido en esta y otras películas de cine...

Resulta que en esta película los "buenos" son los presos: los asesinos, homicidas, ladrones, etc, a los que se presenta como gente cargada de humanidad (no lo dudo que lo sean) y que sufren tremendamente penas de muchísimos años, mientras que los guardianes son malvados e implacables, brutales y sin entrañas. Pero el peor personaje, el demonio de la película, es el director de la prisión: Un hombre falso y corrompido, un hombre que a mitad de la película se hace tan insoportable, que la trama consigue que uno desee que "le peguen un tiro o algo así" -y disculpen los hermanos por la crudeza de la expresión, hablo como un espectador medio lo haría- de lo malvado y mezquino que resulta: Falso, petulante, farisaico, implacable, sin moral... llega a hacer asesinar a un preso joven al que el protagonista ha ayudado a sacar su graduado escolar en prisión y que por un encuentro en otra prisión con el verdadero asesino de la mujer del banquero puede demostrar que éste es inocente (y lo asesina solo para que sus turbios negocios sigan en manos de su "esclavo" banquero) y que al final descubierta su falsedad, termina suicidándose de un tiro en la cabeza...

Pero si uno hace una lectura más cuidadosa del personaje encontrará algo más. La primera vez que aparece hablando con nuestro protagonista (no lo olvidemos: injustamente encarcelado), es para alabar que esté leyendo la Biblia en su celda, y le cita una serie de versículos de la misma (Sorpresa: ¡el malvado director es cristiano!), se despide de él recomendándole que la lea a menudo. Más tarde en otra entrevista esta vez en su despacho, hablan de un cuadro con un versículo de la Biblia que tiene en la pared, más adelante, pocos segundos antes de que a su señal maten al joven del que hablábamos arriba le dice algo así como -cito recordando más o menos lo que le dice- "¿Jurarías sobre la Biblia, la Santa Biblia, poniendo a Dios -que te puede hacer ir al infierno- como testigo que -el banquero- es inocente?" y cuando éste le dice que si, que todo es verdad, el director se aparta y un vigilante le pega cuatro tiros al joven preso. Poco después el director tiene una cruel conversación, sabiendo ya que el banquero es inocente, donde le dice al injustamente condenado que él seguirá en prisión limpiándole el dinero negro y haciendo lo que él le diga... tras esta conversación el diabólico director se marcha tan contento a su casa silbando (¿No lo adivinan?) ¡¡"Castillo Fuerte es Nuestro Dios"!! de Martín Lutero (un himno cristiano por antonomasia y conocidísimo -y que muchos no identifican con Lutero, pero si con "iglesia"-).

Ya ven. Se asocia "cristiano" con "lo peor", y uno se sienta a ver una película para relajarse y olvidar un duro día de trabajo y a diferencia de un libro donde cabe la reflexión del que lo lee, absorbe todo sin más y llega a pensar al final para sus adentros "¡¡cuidado que algunos (¿o son todos así?) cristianos son falsos y malvados!!".

Háganse este favor: La próxima vez que vea una película "Hollywoodiense" donde aparezca alguien con la Biblia, o mencionando al Dios de la Biblia, o un creyente, o gente de iglesia, o un sacerdote católico, o algo sencillamente relacionado más o menos de lejos con el "cristianismo", esté atento a ver con qué se asocia y como son moralmente las vidas de las "víctimas" de esos supuestos cristianos. Yo lo hago, y personalmente asusta, y creanmé que jamás en 16 años de convertido al cristianismo he conocido a ninguno de esos monstruos que se presentan ahí, lo que no quiere decir que algunos con el "nombre" de cristiano no hayan hecho o hagan barbaridades.

Gustosamente les diría algunos ejemplos más pero creanmé que hay centenares (estén atentos a partir de ahora). Como ejemplo, recientemente he visto otra película llamada Fanny y Alexander: La trama en la Suecia de principios del siglo XX: Fanny y Alexander son dos hermanos de 8 y 10 años que pertenecen a una familia dedicada al teatro. Cuando muere su padre, la madre vuelve a casarse con el personaje siniestro y malo de la película: ¡Sorpresa!: un pastor protestante que viene a compartir su vida con ellos. El ambiente cálido y familiar del que disfrutaban hasta entonces cambia radicalmente, ya que el pastor resulta ser un tirano y un miserable severo y cruel (pareciera que todos los cristianos del mundo son así para la industria del cine). El único refugio que tienen los niños es curiosamente ir a casa de Isaac, un comerciante judío amante de su abuela.

Recientemente he visto también "El Rey Arturo", donde la referencia al cristianismo son unos frailes torturando a unas personas en unas mazmorras (cuando en la época en la que se ambienta la película -a principios del siglo V- no había inquisición), si bien se menciona un "cristiano bueno" se trata de Pelagio, curiosamente un hereje.

Otro caso más y paro para no aburrir: Acabo de volver a ver la serie "Raíces" de los años 70' que denunciaba la esclavitud. En ella en prácticamente todas las escenas donde se maltratan, violan o latigan negros presenta a los hombres blancos citando o leyendo la Biblia -y Ésta en más de una ocasión en primer plano, como cuando de obliga al protagonista a latigazos a decir su nombre de esclavo-. Antes de que los blancos maltraten a un nieto del protagonista (el famoso Kunta Kinte) que ha comprado su ibertad, la cámara se cuida bien de mostrar la Primera Iglesia Bautista del pueblo, etc. Se esconde maliciosamente que la esclavitud -entonces y en la antiguedad clásica- se abolió principalmente por la presión de los grupos cristianos como los mismos bautistas y los cuáqueros, etc. etc.

Y con los niños es igual o peor, les doy algún ejemplo: En "El jorobado de Notre Dame" de Disney el mal lo personifica un hombre de iglesia que aparece en alguna ocasión con un libro asimilable a la Biblia en la mano (no se dejen engañar, aunque salga un "cura bueno" unos segundos al principio de la película el mensaje el resto de la cinta es claro). Los "buenos" son los "paganos" gitanos de París. En "Pocahontas", también de Disney, el malvado es también un colono que aparece en algún momento llamando "sucios ateos" a los indios. Los "buenos" los paganos indios.

Etc. etc...

Creanmé: en Hollywood hay pocos directivos, actores o directores cristianos.

"Examinadlo todo" (La Biblia)

<><

Volver a Cristianismo Primitivo Volver a Preguntas y respuestas